Archivo de la etiqueta: Sobresalir

Vivir experiencias y adquirir aprendizaje

 

¿ Qué no has leído mi último post ? ¿ Qué no me lees cuando publico en este blog o en cualquiera de mis perfiles sociales ? Quizás no te aporte o no te impresione lo que escribo, pero lo que sí te digo es que soy y estoy de acuerdo a lo que he vivido, que sigo aprendiendo de mis fallos e imperfecciones para ser mejor persona y profesional con aquello con lo que me comprometo de forma intensa. Como ya he dicho después de decir ¡ no ! a continuar con la preparación de oposiciones al estado, tomé la decisión de comenzar a trabajar en la empresa familiar: un pequeño comercio de lencería y corsetería para la mujer que cuidaba los detalles al máximo que te puedas imaginar con un producto de calidad y un marcado servicio al cliente, ofreciendo la máxima experiencia posible para que nos recordara siempre no sólo quien compraba el producto sino también quien lo recibía (¡¡ era muy importante ese detalle !! ). Dicha tienda estaba en La Coruña y fruto de mucho esfuerzo tanto físico/mental como económico. Nació en abril de 1983 y cerró sus puertas para siempre en agosto del 2011: 28 años que nacieron en un primer piso de la céntrica calle Juan Flórez, y enfrente de la que fué la primera tienda que Zara abrió también. Tenía yo 12 años y ya veía el esfuerzo que suponía tener un negocio propio, un sueño por el que luchar, alegrías y no menos preocupaciones … ¡¡ mi madre y su coraje al frente !! Tras unos años en ese primer piso, llegó el momento de dar el gran salto a la tienda de calle y no muy lejos del origen, allí comencé en noviembre de 1998 con 27 años y muchas ganas. Aprendí todo lo que se refiere a llevar una tienda y todo el trabajo que tiene hasta que el CLIENTE se lleva el producto. No tenía estudios sobre ello, sí! una gran maestra y sobre la experiencia para darle lo mejor a nuestro CLIENTE. Hacíamos una cuidada selección de nuestros proveedores, los que estuvieran alineados con nuestros valores y lo que pretendíamos ofrecer. Innovar lo máximo posible dentro de la tradición, intentando tener mercancía diferente y que aportara valor a quién compraba. Introduje la informática en la empresa con un programa de gestión, y lo que sería un gran avance: el fax (ahora ya ni lo usamos porque escaneamos y mandamos los documentos por mail).

¡¡ Estábamos informatizados !! 

Viajamos para ver cosas nuevas e introducirlas en M & N ( que no os lo había dicho, ups! así se llamaba aquella tienda en la que aprendí el oficio de tendera, a valorar y transmitir todo el trabajo que eso conlleva, a abrir y cerrar una venta ( la razón de ser de todo negocio ), a relacionarme con proveedores, transportistas y colaboradores externos.

¡¡ Todos a una para que el negocio funcione !!  

Desarrollé al máximo la experiencia de cliente, donde como el título de este blog cada detalle importa y marca la diferencia para que éste vuelva y te recomiende. Aún hoy me sigue obsesionando toda marca que valore los detalles. M & N nos hizo viajar a las diferentes ferias celebradas en España y en el extranjero así como estar a la caza de nuevas ideas para nuestro pequeña tienda que logró estar entre las mejores de su sector en el territorio nacional, y que a lo largo de sus 28 años tuvo épocas muy buenas y otras que no lo fueron tanto a pesar de hacer el mismo esfuerzo siempre. Así llegamos a su definitivo cierre el 31 agosto del 2011 y con él su creadora a descansar y yo para trabajar en otras marcas del sector y de reconocido prestigio internacional : Bimba y Lola ( en período de rebajas ) , Roberto Verino ( de baja por maternidad ), Escada (de baja por enfermedad ) con las que adquirí la experiencia de trabajar por proyectos, de forma intensa con la diferencia de hacerlo desde el perfil de la multinacional.

¡¡ MUCHO APRENDIZAJE, seguíamos viviendo experiencias !! 

Llegamos al 20 marzo del 2014,  y que os seguiré contando en el siguiente post, que ya será 2018 cuando lo leáis. ¡Gracias por estar ahí!

Imagen post: Google

 

Deja un comentario

Archivado bajo Al detalle

Aquellos 27 años …

 

¿ Cuántas veces hemos escuchado que todos tenemos una historia que contar ? sí ¡ es verdad, muchas ! cada uno de nosotros tenemos una historia: buena, mala o regular no es la respuesta, LA ÚNICA RESPUESTA ES que es TU HISTORIA : única y diferente. Estoy muy a favor de crear nuestro propio estilo de vida que nos hace ser coherentes y consecuentes con nuestros valores : los que nos han inculcado desde pequeñitos nuestros padres y los que vamos adquiriendo fruto de nuestras experiencias. 

Ahora que estamos terminando el año y cuando hago balance de lo ocurrido puedo afirmar y reafirmarme que: “Soy las experiencias que he vivido, los momentos que he compartido y disfrutar Ahora”.  

Ahora bien, en los primeros 7 años de nuestra vida nos la jugamos y bien, es cuando formamos nuestra personalidad: aprendemos a hablar, a andar, a comer, a masticar, a leer, a escribir, a nadar, andar en bici… APRENDEMOS A VIVIR

¿ verdad ? En mis primeros 7 años supe lo que era enfrentarme a la realidad de que alguna compañera de colegio se riera en mi cara por llevar gafas y llamarme así: “cuatro ojos” – ¡ que crueles son los niños ! – ¿ a quién no le ha pasado algo similar ? Afortunadamente, aquello de llevar gafas que fue un drama cuando era niña, hoy es un complemento imprescindible de mi “total look” a la vez que salud visual para mis ojos. Cada una de las actividades que se aprenden en los primeros 7 años y con las que hoy en día todavía disfruto un montón. Caminar por la playa o por el campo, disfrutar de una comida, pasión por la lectura y el gusto por escribir ( y ¡jamás dejaré de hacerlo! ). Recuerdo perfectamente las primeras clases de natación dónde nos colgaban del cuello un caballito de mar de diferente color según íbamos pasando el nivel de aprendizaje. Tampoco me he olvidado de la mítica bicicleta “BH” de color blanco en la que he aprendido a pedalear y que compartía con mi hermano menor.

Sentía la curiosidad por aprender y la sigo teniendo… el gusto por los atlas, y ya con 8 años me sabía las capitales del mundo entero, ya apuntaba con las ganas de viajar siempre, y conocer otros lugares en viaje corto o largo…, cogía una bolsa, la que fuera y siendo bien pequeñita decía: – ¡Adios, me voy de viaje! – jajajaja 😉

Podría haber desarrollado mi carrera profesional como tenista o baloncestista, sobre todo el deporte de la canasta: ¡ lo que me gustaba y entrenaba con el equipo femenino del cole en sus distintas categorías y que compite con otros colegios!. Pertenezco a esa GENERACIÓN X ( 1971 ) que tenía como líderes e inspiración a los  míticos y más como Fernando Romay y Jose Luis LLorente que he vuelto a ver no hace mucho en la celebración del evento en el que trabajé con un gran equipo, donde ellos confirmaron su asistencia como ponentes e inspiradores a todos los que en Campus Madrid se dieron cita un sábado por la mañana ¿ Quién no recuerda, a ti que te gusta el baloncesto como a mi esa revista: Gigantes del Basket para saber más sobre la actualidad del baloncesto ? y que aprovechaba todos los momentos libres para leerla e incluso aquellos en los que debería estar haciendo los deberes del cole.

¡¡¡ Gracias papá por transmitirme tu pasión por el baloncesto !!!

Habiendo finalizado ya los estudios de EGB y Bachillerato con los que termina tanto la etapa del baloncesto como la de tenis, y pasar a preparar oposiciones durante tres intensíiiiiisimos años en mi ciudad natal que es Orense, que coincide además con la salida del nido familiar cuando cumplía los 18 años y el resultado del intenso trabajo es haber aprobado tres oposiciones sin plaza, ¡ Imaginad la cara que se me queda cuando me dicen que han aprobado más personas de las plazas convocadas !. Después de reflexionar si seguir intentando o no conseguir un puesto de trabajo para toda la vida, tomé la decisión de que NO! y ponerme a trabajar de lo primero que apareciera, así entre contacto y contacto ( lo que hoy llamamos “networking”  conseguí mi primer trabajo remunerado siendo encuestadora durante dos años en una empresa de estudios de mercado donde tomé aprendizaje de la actividad comercial a puerta fría y en grandes áreas comerciales.

Así entre La Coruña y Orense mis primeros 27 años de una niña tímida en su infancía y con una educación recibida en valores y en hacer deporte. Además tengo presente una frase que nos decía mi padre: – ¡¡ Sentidiño… o hacer las cosas con Sentido Común !! –

 

Gracias por estar ahí, nos leemos en la siguiente entrega desde los 27 años a la actualidad. ¡¡¡ SEGUIMOS !!!

 

 

Foto: GOOGLE

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Al detalle